Albaricoques Secos - Cocina con los Rolo

Cocina Con Los Rolo
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Albaricoques Secos

¿Sabias que?

ALBARICOQUES SECOS

Los orejones son frutas secas o deshidratadas. Aunque hacemos uso de ellos todo el año en la elaboración de recetas, tanto dulces como saladas, son muchas las recetas de Navidad que incorporan orejones, dátiles, higos o ciruelas.

Son trozos de melocotón o albaricoque desecado al aire o al sol que se toma como dulce. La pulpa de los melocotones, secada al aire y al sol, se considera un fruto seco.

Ponen a raya la tensión: Los orejones multiplican por cinco el contenido en potasio del plátano, una de las frutas más ricas en este mineral. El potasio resulta vital en la dieta de los hipertensos y en la alimentación de las personas que retienen líquidos en exceso. En caso de sobrepeso hay que consumirlos con moderación.
Cura rejuvenecedora: Un puñado de orejones es una alternativa más saludable que las perlas de vitamina A (betacarotenos) que se toman para mantener la piel tersa y suave.

Mejorar el tono de la piel es otra de las virtudes de este alimento debido a su riqueza no sólo en betacarotenos, sino también en hierro.

Energía concentrada: Este sano alimento es un reconstituyente ideal en la dieta de los niños, los enfermos oncológicos, las personas mayores y los individuos sometidos a grandes esfuerzos mentales o físicos.

Atrapa las grasas de la comida: Gracias su alto aporte en fibra soluble, los orejones disminuyen la absorción a nivel intestinal, de las grasas, entre ellas el colesterol. Tal vez esto explica por qué se incluyen en el relleno o en las guarniciones de carnes tan grasientas como el cordero o el pato. Acompañados de agua, ayudan a acelerar el ritmo intestinal.

Para que no se resequen en exceso o se enmohezcan, introdúcelos en un tarro de cristal, que conviene colocar en un lugar fresco y protegido de la luz.
Los asmáticos no deberían comer orejones secados de forma industrial.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal